De los encuestados, un 85% no tuvo inducción al trabajo remoto y sin embargo la rapidez, capacidad de respuesta y calidad de comunicación durante este período es el ítem mejor evaluado.

Las mayores preocupaciones de los trabajadores durante este período han sido:

 

Incompatibilidad de la vida laboral,  personal y familiar. Por una parta este tensión responde a la falta de redes disponibles para el cuidado de niños, jóvenes o adultos dependientes y por el aumento de las tareas del hogar. Aún cuando la causa-raíz radica en la cuarentena y no en el teletrabajo, tiene un impacto mayor, pues la mayoría de los encuestados está experimentando el teletrabajo por primera vez. Las mujeres históricamente se han hecho cargo de la casa, aún cuando ambos adultos estén contratados jornada completa:

Encuesta tele-trabajo

Chile/covid-19/ mayo 2020

Fuente: ­Estudio Claves Ipsos/ La tercerca 2020

Publicado 9 de Junio- 4 minutos de lectura

Un segundo componente de la incompatibilidad de la vida laboral y personal, corresponde a la gestión de tiempo y la percepción de flexibilidad entendida como estar permanentemente disponible. De acuerdo a la ley de teletrabajo el derecho a la desconexión establece que: Los trabajadores no se encuentran obligados a responder las comunicaciones, órdenes u otros requerimientos de parte del empleador durante un período de al menos 12 horas continuas en un período de 24 horas. b) Que el empleador no puede establecer comunicaciones ni formular órdenes u otros requerimientos, durante los días de descanso, permisos o feriado anual de los trabajadores. 

 

Este componente es particularmente alto en las mujeres. Estudios de asertividad dan cuenta de esta diferencia de género no solo en Chile, sino a nivel global.

Dada la situación de crisis, han aumentado el número de tareas al interior de las organizaciones por adaptarse a la contingencia o buscando nuevas formas de cumplir los objetivos que ya no pueden realizarse de manera presencial Al aumento de la carga de trabajo, se suma el aumento en la frecuencia de la comunicación en pos de la coordinación, lo que naturalmente deriva en una extensión de los horarios de trabajo. Esto con la mima o menor cantidad de empleados dadas las reducciones por razones económicas. Se recomienda a las áreas de recursos humanos implementar entrenamiento en línea respecto a comunicación efectiva y 

gestión del tiempo.

Ergonomía y comodidad de los espacios de trabajo en casa es otra de las preocupaciones de los trabajadores durante este período. En una situación improvisada de tele-trabajo más del 50% de los trabajadores no cuentan con un escritorio dedicado para el trabajo y se utilizan sillones, mesas de comedor o camas que no fueron diseñados para pasar la jornada laboral. A esto se suma luz inadecuada y un ambiente interrumpido por otros miembros del hogar. Las mutuales de seguridad ofrecen directrices respecto a la seguridad de los puestos de trabajo y prevención de enfermedades profesionales

 

Incertidumbre económica y despidos es la tercera variable identificada como de preocupación durante este período debido a la crisis económica, gatillada como un efecto secundario de la pandemia.

La encuesta abarcó 126 personas, de las cuales un 57% tiene presencia en de la región metropolitana, un 75% tienen entre 30y 50 años y un 62% ocupan posiciones  que toman decisiones en la organización.

Política de teletrabajo antes de la crisis social o COVID-19?

Las áreas de recursos humanos han estado trabajando en actualizar o formalizar políticas de teletrabajo de acuerdo a la nueva ley Ley N° 21.220 (D.O.: 26.03.20)

Antes de COVID-19 sólo un 20,6% de las organizaciones encuestadas tenía una política formalizada y a Mayo de 2020 más de un 78% ha socializado una política y un 46% cuenta con una plan de continuidad de negocios en caso de cuarentena extendida por mas de 3 meses.

Incluso, un  16,7% de las organizaciones piensan implementar teletrabajo o  trabajo mixto en el largo plazo. 

 

Respecto a las medida de contingencia, las más extendidas han sido la implementación de comunicaciones y protocolos de limpieza respecto a COVID19, seguidas por informativos de condiciones de trabajo remoto. Además han aumentado las  comunicaciones desde la jefatura directa como seguimiento laboral y personal. Desde la perspectiva de recursos humanos es importante reforzar el rol del buen líder en tiempos de crisis y evitar dejarlo a criterio personal.

Sólo un 6,3% de los encuestados están a favor del trabajo presencial y un 71,4 % prefiere el trabajo mixto, es decir una combinación de trabajo presencial y teletrabajo. 

 

Dentro de las desventajas del teletrabajo, un 76% destaca el aislamiento o falta de interacción social que se traslapa con las condiciones de cuarentena de COVID-19. Además más de un 50% de los encuestados lamentan la incomodidad del trabajo en casa y la falta de prestaciones ergonómicas y de alimentos.

Dentro de las ventajas del teletrabajo se reconoce el ahorro en costos de infraestructura y tiempos de traslado.  A nivel organizacional se destaca la flexibilidad laboral y el cambio de cultura de calentar la silla a cumplir objetivos. Este último elemento es muy importante porque en el pasado era una creencia limitante para el establecimiento del teletrabajo en Chile.

Preferencia por trabajo:

Conclusiones

Estamos presenciando un período de crisis concurrentes. Aún cuando el teletrabajo ha aumentado desde un 5% a un 79% en menos de seis meses en Chile, las causales sanitarias, sociales y económicas han sido factores estresantes en una nueva normalidad de incertidumbres donde se destaca la eficacia de la comunicación organizacional.

Sin embargo, desde la perspectiva de salud mental, esta pandemia se  experimenta como trauma para cierta parte de la población y las áreas de gestión de personas deben tomar en cuenta las diferencias personales a la tolerancia al riesgo físico y psicológico.  Síntomas como ansiedad, depresión e irritabilidad serán reacciones que deben considerarse en los planes de continuidad operacional, vuelta a los lugares de trabajo y en la planificación 2021

+1 650 889 8108 + 56 2 2453143

Skype : Alto Potencial Consultores